♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ Myspace Falling Objects @ JellyMuffin.com ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ Myspace Layouts

jueves, junio 22, 2006

Super J y Los Juguetes

En estos días estuve leyendo en un foro de EU, donde uno escribe y expertos en autismo aconsejan o contestan preguntas, sobre una madre que mencionaba características sobre su hijo y necesitaba le orientaran si era o no autismo o algún desorden relacionado.

Entre las muchas características que presenta su hijo, que por cierto si eran características de autismo, ella estaba preocupada por que su hijo no sabía jugar con sus juguetes. Este comentario me llevó a pensar en J.

J cuando bebé, que yo recuerde, no le hacia caso a los juguetes. No era un niño de llegar a algún sitio y antojarse de algún juguete. Según fue creciendo se le regalaban muchísimos juguetes, especialmente en navidad, y así mismo se guardaban dentro del closet pues él no les hacia caso. Alrededor de los 2 años comenzó su obsesión con ciertos juguetes, primero con Tomas The Train. El tenía varios de los trenes de la serie y se limitaba a unirlos uno detrás del otro. Estos trenes vienen con un ganchito en la parte de atrás para unirlos y J los unía pero no jugaba con ellos sino que los unía para formar una fila. Hacia los mismo con Jay Jay el avioncito y sus amigos, todos en fila.

Luego vinieron los carritos, J tiene sin mentirles alrededor de 50 ó 60 carritos tipo “die cast’. Para este tiempo J si se antojaba de carritos, especialmente si eran con motivos de algún personaje o serie que a él le gustaba. Hubo un tiempo en que J seleccionó entre todos sus carritos como 6 ó 7 de ellos. J agarraba estos carritos y los colocaba en fila en un orden específico, por color. Lo lindo era que él se sabía todos los colores primarios y secundarios y se memorizaba el orden en que alineaba los carritos. Si alguno de nosotros sin querer tropezaba con los carritos, y nos queríamos pasar de listos colocándolos en fila nuevamente sin que J se diera cuenta, J formaba la garata pues se daba cuenta que no estaban por el orden de color que él los acomodaba. Dentro de nuestra ignorancia, pues para aquel tiempo J no había sido diagnosticado, en lugar de evitar esta obsesión la fomentábamos. Era preciso ver como confabulábamos tratando de adivinar el orden de los colores, para arreglarlos antes que J se diera cuenta que los habíamos movido. Inclusive, luego de un tiempo, yo llegué a memorizar el orden en que iban para evitar las rabietas.

El chico era tremendo si notaba que no estaban en orden comenzaba a gritar azul, rojo, gris etc., para que los colocáramos en el orden que él los quería. ¡Ah! y en la noche cuando se acostaba a dormir era todo un ritual. El colocaba los carritos en la cama en el mismo orden y se acostaba al lado de ellos y Dios libre que en la mañana cuando él despertara estuvieran desorganizados.

Según ha ido creciendo sus intereses van cambiando, ahora su obsesión son los juegos electrónicos pero no por esto se ha olvidado de Tomás el tren y sus amigos y de sus 6 carritos. De vez en cuando me los pide e imagínense el trauma pues entre tantos juguetes buscar esos que no los utiliza a menudo, es un proyecto. Todavía se acuerda de los de los carritos y si tiene 10 rojos él recuerda cual de esos 10 rojos es de los que forman la línea.

A J le gustan las colecciones, cuando agarra un tema o motivo le gusta coleccionar todo referente a ese tema. Ahora me está pidiendo lo carritos de la película “Cars”. No se donde lo vio pero me dijo “yo quiero Cars de Mc Donalds”.

Ahora pensando en estas cosas me doy cuenta que J tampoco sabe jugar con sus juguetes adecuadamente. El agarra cualquier juguete (muñecos, vehículos etc.) y lo que hace es caminar por la casa con el juguete en mano y le da vueltas en el aire. En adición, mientras hace esto con el juguete, se llena la boca de aire y hace un ruido o “Humming”. Esto es lo que se pasa haciendo con Mario, tiene al pobre oso mareado.

En fin, con lo único que J juega con propósito es con sus juegos electrónicos. Tal vez sea que no le encuentra lógica a otro tipo de juguete.

2 comentarios:

Mary Poppins dijo...

Chere aun tiene problemas con eso...Cuando era bebe, como era la unica nieta y unica nena, todos le regalaban muñecas, juguetes, etc. y como mismo tu dices, se guardaban en el closet y ahi siguen mucho de ellos. Se pasaba alineando pinches, cucharras. Si le dabas una muñeca no tenia ni idea de que hacer con ella. Se le compro una casa para jugar adentro y nada. Hasta que poco a poco empezo a 'cocinar' y servirnos 'comida' y ahora pone a sus 'ponies' a 'correr' y darse 'besitos'. Pero por lo usual simplemente los agarra y los pasea por la casa sin darle funcionalidad.

Ahora, dale peliculas y cosas como gameboys y ahi si que sabe como se usa...

Yoly dijo...

Hola Mary.... igual pasa con J y los aparatos electrónico. El te programa el televisor como le da gusto y gana y sin el control. Lo hace con los mismo botones del televisor o la caja de la antena. Que muchachitos ¿ah?

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger.