♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ Myspace Falling Objects @ JellyMuffin.com ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ Myspace Layouts

martes, junio 24, 2008

Si no de Entrada, de Salida

Si J no la hace a la entrada la hace a la salida, jejeje. Este viernes termina el campamento de verano. J se ha portado súper bien en estas tres semanas que lleva de campamento. Los terapeutas que trabajan en el campamento son locos con él y están admirados con como J ha evolucionado y por J ser tan educado y obediente.

Peeeeero, ayer a J le dio una de sus rabietas. Cuando Francisco fue a recogerlo el personal lo recibió diciéndole que J había llorado y la había dado una rabieta. Yo le había anticipado a una de las dueñas del Centro que J era un niño muy tranquilo y obediente pero que de vez en cuando le daban sus rabietas.

Habíamos estado muy contentos de que el Campamento ha transcurrido sin rabietas y con buen comportamiento pero J no podía irse si enseñarles a ellos quien es Súper J y hacerle honor a su apodo.

Sucede que ayer era “crazy field day” yo entendí que por ser un día de juegos no iba a enviar a J con sus Crocs sino que le tenia que poner tenis. En la mañana le expliqué a J que se tenía que poner tenis pues probablemente tendría que correr y hacer muchas actividades que no podía realizar con sus Crocs. J entendió y se dejó poner sus tenis sin protestar.

Durante el día creo que hay un periodo donde J va al cuarto de terapia, el famoso cuarto blanco con la cama de agua, aunque no se si es a tomar terapias o simplemente que J quiere acostase en la cama.

Obviamente se tiene que quitar los zapatos y pues ayer se quitó sus tenis. Luego cuando le fueron a poner los tenis, vino la rabieta. La rabieta fue porque J decía que esos no eran sus zapatos y estaba buscando sus crocs. J no recordaba que llegó con tenis puestos y no quería ponérselos. Finalmente, no sabemos como, lo convencieron de que él si había llegado con tenis. Cuando Francisco llegó a recogerlo, J estaba calmado.

Le pregunté a J que había ocurrido con los tenis pero J no dijo nada. A J no le gusta mucho que hablen de situaciones que tengan que ver con su comportamiento. Solo se limitó a decir “fulano (omitiendo el nombre real) el gordo usó sus chanclas hoy”. Me imagino que me quiso argumentar o reclamar que porque él no pudo ir con sus crocs si otro niño fue con chanclas.

Hay un niño en el campamento que cuando J se refiere a él dice “fulano el gordo”. Le hice la observación a J de que solo diga “fulano” y que no tiene que decir “el gordo” pues eso no es correcto. J me dijo “él es gordo” pero yo le expliqué que no importa si el niño es grueso pero no se le debe decir de esa forma.

Luego me quedé pensando en que si J le dice así a este niño no lo hace con mala intención sino que seguramente hay dos chicos que se llaman igual y J quiere hacer una distinción entre uno y otro. O tal vez que J pueda estar repitiendo lo que escucha de otros. Tal vez otros niños le dicen así y J no entiende que esté mal.

Hasta el momento, bueno en realidad actualmente, J no ha demostrado que tenga intención de ofender a nadie ni física ni verbalmente. Yo he sido testigo de que si a J algún otro niño le quita algo, J si se enoja y hasta llora pero no arremete contra el niño sino que da la queja.

Cuando más pequeño, cuando las rabietas eran constantes, J se autoagredía o se mordía y a la única persona que puedo recordar que agrediera era a Kimberly. Si J estaba bajo un episodio de rabieta o coraje, Kimberly podía estar en otro lugar de la casa y J iba y la buscaba y la trataba de morder, aruñar o halar el pelo.

Gracias a Dios que estos tiempo ha ido quedando atrás pues J ya es mas grande y seria muy difícil controlarlo si aun le diera la rabietas que le daba cuando mas pequeño.

5 comentarios:

Beatriz y Fernando dijo...

Ahi Yoly, pobre gente del campamento, se las ingeniaria para hacerle entender a J su confusion. Debiste haberle mandado sus crocs en su mochila, aunque me imagino q tambien quieres que se ponga otros zapatos tambien.. Bueno, gracias a Dios q fue de salida!!

mili -violeta dijo...

¡¡Me alegro!! de que J se portara super bien, esa pequeña rabieta que monto, fué para que vieran tambien el otro lado de el y que no le da igual las cosas.
Seguro que lo de llamar gordo a su amigo no es con mala intención.

Besos

La Mamá dijo...

debo confesarte que me he reido un poco con lo de "pero si es gordo"... Es que los niños son así, tan sin malicia y a la vez tan certeros... Me hiciste recordar cuando en un elevador, mi hijo mayor (un poco más pequeño) mira a una señora que venía al lado y me comenta a toda voz "esa señora tiene bigotes". Verguenza la mía pero, efectivamente, los tenía... jajaja. Bueno, anecdotas. Me parece súper poder inculcar a J el que no adjetive a los otros, pero también lo que hace J es justamente dar cualidades a lo que observa, lo que es muy bueno también.
Un abrazo, Paula

Yoly dijo...

Bea...pues sí, lo convencieron y finalmente se quedo tranquilo. Veremos a ver cuando comiencen las clases y tenga que usar zapatos nuevamente. Lo que le molesta a J es que como no sabe atarse los cordones pues por eso no quiere zapatos.

Mili..si J siempre le deja saber que tiene otro lado, jejeje.

Paula..ahora soy yo la que me rio con el cuento de tu chico y la señora bigotuda,jejeje.

Abrazos,

scanmellllllll dijo...

Yoli y super clan!!!

Bendito...si por mi fuera..yo andaria en crocs hasta en la tienda!!!!

Por otro lado...fue bueno el que la asistente , oudiera convencerlo de ponerse sus zapatos...una de cal y una de arena...

Andros ]+[

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger.