♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ Myspace Falling Objects @ JellyMuffin.com ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ ♥ Super J ♥ Myspace Layouts

lunes, marzo 12, 2007

J tuvo un Pequeño Accidente

Gente, hoy J sufrió un accidente en la escuela. Le habíamos estado dejando llevar su Gameboy a la escuela para que luego de almorzar jugara un rato.

Se tomó esta decisión luego de una consulta con su sicólogo pues le daban rabietas por que otros chicos llevaban los suyos y él se antojaba. Se nos recomendó intentar utilizar el gameboy como sistema de recompensa para lograr que se portara mejor en el salón y trabajara.

Estuvo funcionando bien. A la hora de almuerzo J dejó de tener rabietas y se sentaba tranquilito con su T1 a jugar ½ hora. Luego de esta ½ hora se le entregaba el Gameboy a mi comadre y J no volvía a utilizarlo.

Luego de unos días J comenzó a portarse mal otra vez. Esta vez no era por que sus compañeros llevaban el Gameboy y él no, sino por que no quiere escribir y trabajar en el salón. Bueno ustedes saben la historia de las últimas rabietas de J.

El viernes fue la última que le dio y “by the way” bien buena. Debido a que ya el Gameboy no estaba sirviendo para motivar a J, anoche decidimos no enviarle el Gameboy a la escuela. De hecho se le dijo a J que solo jugaría con su Gameboy o DS los fines de semanas pues no se estaba portando bien en la escuela.

Hoy luego de almorzar salió con su T1 del comedor. J se puso a correr en el pasillo frente al salón, resbaló y cayó al suelo.

A las 11:56 a.m. para ser exacta, recibo una llamada a mi extensión y la persona de recepción me dice que me estaban llamando de la escuela. Cuando contesto el teléfono era mi comadre. Inmediatamente le pregunté que pasaba y me dijo “el nene se cayó y se dio en la barbilla.

Cuando ella llegó a la oficina ya el nene tenia un vendaje puesto y ella no vio el golpe. Me dijo que el Director le había dicho que era cuestión de un puntito de mariposa pero que ella no vio el golpe y el nene había botado mucha sangre.

Salí de mi oficina rumbo a la escuela para verificar cuan seria era la situación. Yo estaba sola pues Francisco estaba en Ponce en su trabajo y se demoraría en llegar. La idea era ir a recoger a J y llevarlo a la sala de emergencia para que lo vieran. De camino se me ocurrió llamar a mi hermano pues si tenia que llevar a J al hospital necesitaba la fuerza de choque como refuerzo. Mi hermano tiene entrenamiento en estas cosas, el es Director de la Defensa Civil.

Llegué a la escuela, encontré a la T1 de J muy nerviosa y a J dormido en la falda de mi comadre. J tenía la camisa con sangre y su vendaje puesto. Lo despertamos y traté de que me dejara quitarle el vendaje, pues seguía sangrando, para ver como de grande fue el golpe.

No se dejó tocar, y yo no iba a causarle más “stress” del que ya había pasado. Recogí sus cosas y me fui para el hospital donde me estaría esperando mi hermano. Llegamos y pasaron a J rapidito. Vino la enfermera y tras un rato de llanto logró quitarle el vendaje.

El golpe era más grandecito de lo que pensábamos y luego de la enfermera limpiarlo mi hermano pronuncio las tan temidas palabras “hay que suturar”. La enfermera nos dijo que iba a avisar al médico.

Mi corazón dio mil brincos, no por la sutura sino por como manejaríamos a J. Yo solo pensaba en que había que aguantarlo y J se pone muy histérico cuando se siente aprisionado.

Estuvimos allí esperando a la doctora. Cuando llegó nos preguntó que si pensábamos que entre mi hermano, la enfermera y yo podíamos controlar a J para ella mandar a buscar más personas. Le dijimos que lo intentaríamos.

Comencé a hablarle a J y explicarle que la doctora tenia que limpiarle el golpe y curarlo. Pero gracias a los avances médicos, la cosa no resultó ser tan terrible.

Primero le pusieron un gel en la herida a J. Era un anestésico para dormir el área y poder inyectarlo con la otra anestesia. Increíblemente, le pusieron el gel a J y cuando lo inyectaron J ni se quejó. Lo inyectaron como 6 veces y a todo esto yo casi por desmayarme pues lo inyectan en el mismo golpe. Luego de inyectarlo procedieron a coserlo. J se quejó un poquito con el primer punto pero nada más. No tuvimos que aguantarlo. Eso si le pedí que mantuviera los ojos cerrados y así lo hizo. Todo el tiempo estuvo con sus ojos cerrados pues no queríamos que viera las agujas.

J salió del hospital con 3 puntos en la barbilla pero se portó como todo un hombre.

Ahora soy yo la que tengo cargo de conciencia pues pienso que si le hubiese enviado el Gameboy en lugar de ponerse a correr se hubiese estado sentado, quieto jugando y esto no habría ocurrido.

Por otro lado hay algo positivo en todo esto, se cayó por que estaba jugando con otro chico. J estaba compartiendo y jugando con un compañerito.

Y como dicen Francisco y mi comadre, no será el último golpe que se de.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Yoly: Nada de sentimientos de culpa por lo que le pasó a super J, porque que tenga ahora tres puntos de sutura en la barbilla es, desde mi punto de vista, un signo más de que J es un hombrecito. La cicatriz en la barbilla es lo que yo llamo la segunda circuncisión masculina. No tengo estadísticas para ello, pero me atrevo a decir que a más del 30% de los niños (cuando no un 40%) tienen ese mismo accidente antes de cumplir los 12 años. En contraste, nunca he conocido a una niña que tenga esa cicatriz en la barbilla, ni una. Tal parece que es alguna ley misteriosa de la vida, de que si eres hombre, tendrás que "romperte" la barbilla en algún momento antes de la adolescencia. En mi casa somos dos hembras y dos varones. Los dos varones tuvimos ese accidente cuando pequeños: uno con 4 puntos de sutura en la barbilla y el otro con 3. Ambos "accidentes" ocurrieron con más de seis años de diferencia y en lugares distintos. Ninguna de las chicas sufrió ese percance. Mis vecinos inmediatos tuvieron 7 hijos: 6 hembras y 1 varón. Ninguna de las hembras tuvo ese problema, pero el varón sí, y adivina: tuvo 4 puntos de sutura. Y cuantos otros vaarones he conocido con el mismo asunto. Pero vuelvo y digo: ninguna niña. Misterios...

Aimée dijo...

Mira amiguita.... ¿Cuantos típicos no se rompen la barbilla??????????????????????? Y has dado en el clavo el Game Boy puede ser un obstáculo a su socialización...........

Yoly dijo...

Hola anónimo....me has hecho reir con tu análisis pero aparte de reirme encontré tú análisis muy interesante.

J podrá cargar con su cicatriz con orgullo.

Te diré que yo si tengo una cicatriz en la barbilla pero no fue accidente. J cuando pequeño bajo una rabieta me tiró con una pelicula, video cassette, y me abrió la barbilla.

Pero tu teoría sigue en pie pues solo fue un punto de mariposa.

Saludos,

Yoly dijo...

Aimée amiguita..que trite la noticia de hoy, wow.

Hoy se mantuvo quieto pero con su amiguito al lado. Luego de repetirle mil veces que no podía correr para no lastimarse, aparentemente comprendió.

Jennifer Páramo dijo...

Ay lamento mucho lo que le paso a J, Eric tambien tiene tres puntos pero en un lado de la frente. Que bueno que J no tuvo que sufrir tanto porque recuerdo que a Eric tuve que aguantarlo un buen rato yo solita pues estaba sola cuando se le metio la pared al medio y del susto se me olvido llamar a los refuerzos. Por mucho tiempo se me quedo esa imagen en la mente.

Mary Poppins dijo...

Espero que se mejore...amiga las cosas pasan...accidentes pasan y aveces no se pueden evitar....debes sentirte super orgullosa de que manejo la situacion muy bien, sin lios y sin problemas, creo que Chere hubiese reaccionado de manera alocada...ella no soporta cosas asi..
Asi que Bravo para J!!! comprale citoplast (creo que se llama asi) para que cicatrice rapido y no le duela...

Yoly dijo...

Hola Jennifer...me imagino por lo que pasaste y cuando uno está solo con ellos, no es nada fácil.

Gracias a Dios J no sintió nada pues con todo lo que le hicieron era para que gritara como loco.

Besitos a Eric

Yoly dijo...

Hey Mary...espero estes mejor. Chica es que yo tiendo a sobre reaccionar a las cosas que le pasan a mis hijos y sobre todo con J. Ya sabes, el sindrome de la mamá gallina.

Anónimo dijo...

HE TENIDO PROBLEMAS PARA PODER ENVIAR ESTE MENSAJE , PERO SIGO INTENTANDO. ES CURIOSO , PERO NUESTRA EXPERIENCIAS EN EL AUTISMO SE PARECEN TANTO, QUE PARA COMPLETAR , NUESTRO NINO LE PASO EXACTAMENTE LO MISMO EN LAESCUELA, TERMINANDO CON TRES PUNTOS DE SUTURA. TAMBIEN NOSOTROS JUGAMOS LUCHA LIBRE COMO J Y FRANCISCO.
YOLY NO SIENTAS CULPA PORQUE CUANDO VA A PASAR , PASA Y PUNTO
FULGENCIO

Yoly dijo...

Hola Fulgencio....que bueno que pudiste publicar. Te pregunto, ¿tienes cuenta con gmail? pues con esta nueva versión de betta, yo tuve que hacer una cuenta con gmail para poder publicar.

Es muy cierto lo que dices las vidas e historias de las familias que viven con el autismo son muy similares. También es cierto que lo que va a pasar pasa. Como dicen por alli, "la pedrá que está pal' perro hasta despues de muerto se la dan".

Saludos,

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger.